-IV-
Entrada a la madera
Con mi razón apenas,
con mis dedos, 
con lentas aguas lentas
inundadas, 
caigo al imperio de los
nomeolvides,
a una tenaz atmósfera de
luto,
a una olvidada sala
decaída,
a un racimo de tréboles
amargos.
Caigo en la sombra,
en medio
de destruidas cosas,
y miro arañas y
apaciento bosques
de secretas maderas
inconclusas,
y ando entre húmedas
fibras arrancadas 
al vivo ser de
substancia y silencio.
Dulce materia, oh rosa
de alas secas,
en mi hundimiento tus
pétalos subo 
con pies pesados de roja
fatiga,
y en tu catedral dura me
arrodillo 
golpeándome los labios
con un ángel.
Es que soy yo ante tu
color de mundo, 
ante tus pálidas espadas
muertas,
ante tus corazones
reunidos,
ante tu silenciosa
multitud.
Soy yo ante tu ola de
olores muriendo,
envueltos en otoño y
resistencia: 
soy yo emprendiendo un
viaje funerario 
entre tus cicatrices
amarillas:
 soy yo con mis
lamentos sin origen,
sin alimentos,
desvelado, solo, 
entrando oscurecidos
corredores, 
llegando a tu materia
misteriosa.
Veo moverse tus
corrientes secas, 
veo crecer manos
interrumpidas, 
oigo tus vegetales
oceánicos
crujir de noche y furia
sacudidos, 
y siento morir hojas
hacia dentro, 
incorporando materiales
verdes
a tu inmovilidad desamparada.
Poros, vetas, círculos
de dulzura, 
peso, temperatura
silenciosa, 
flechas pegadas a tu
alma caída,
seres dormidos en tu
boca espesa,
polvo de dulce pulpa
consumida,
ceniza llena de apagadas
almas,
venid a mí, a mi sueño
sin medida,
caed en mi alcoba en que
la noche cae, 
cae sin cesar como agua
rota,
y a vuestra vida, a
vuestra muerte asidme, 
vuestros materiales
sometidos,
a vuestras muertas
palomas neutrales, 
hagamos fuego, y
silencio, y sonido, 
ardamos, y callemos, y
campanas.
Apogeo del apio
Del
centro puro que los ruidos nunca
atravesaron, de la intacta cera,
salen claros relámpagos lineales,
palomas con destino de volutas,
hacia tardías calles con olor
a sombra y a pescado.

Son las venas del apio! Son la espuma, la risa,
los sombreros del apio!
Son los signos del apio, su sabor
de luciérnaga, sus mapas
de color inundado,
y cae su cabeza de ángel verde,
y sus delgados rizos se acongojan,
y entran los pies del apio en los mercados
de la mañana herida, entre sollozos,
y se cierran las puertas a su paso.
y los dulces caballos se arrodillan.

Sus pies cortados van, sus ojos verdes,
van derramados, para siempre hundidos
en ellos los secretos y las gotas:
los túneles del mar de donde emergen,
las escaleras que al apio aconseja,
las desdichadas sombras sumergidas,
las determinaciones en el centro del aire,
los besos en el fondo de las piedras.

A medianoche, con manos mojadas,
alguien golpea mi puerta en la niebla,
y oigo la voz del apio, voz profunda,
áaspera voz de viento encarcelado,
se queja herido de aguas y raíces,
hunde en mi cama sus amargos rayos,
y sus desordenadas tijeras me pegan en el pecho
buscándome la boca del corazón ahogado.

Qué quieres, huésped de corsé quebradizo,
en mis habitaciones funerales?
Qué ámbito destrozado te rodea?

Fibras de oscuridad y luz llorando,
ribetes ciegos, energías crespas,
río de vida y hebras esenciales,
verdes ramas de sol acariciado,
aquí estoy, en la noche, escuchando secretos,
desvelos, soledades,
y entráis, en medio de la niebla hundida,
hasta crecer en mí, hasta comunicarme
la luz oscura y la rosa de la tierra.

Estatuto del vino
Cuando
a regiones, cuando a sacrificios
manchas moradas como lluvias caen,
el vino abre las puertas con asombro,
y en el refugio de los meses vuela
su cuerpo de empapadas alas rojas.

Sus pies tocan los muros y las tejas
con humedad de lenguas anegadas,
y sobre el filo del día desnudo
sus abejas en gotas van cayendo.

Yo sé que el vino no huye dando gritos
a la llegada del invierno,
ni se esconde en iglesias tenebrosas
a buscar fuego en trapos derrumbados,
sino que vuela sobre la estación,
sobre el invierno que ha llegado ahora
con un puñal entre las cejas duras.

Yo veo vagos sueños,
yo reconozco lejos,
y miro frente a mí, detrás de los cristales,
reuniones de ropas desdichadas.

A ellas la bala del vino no llega,
su amapola eficaz, su rayo rojo
mueren ahogados en tristes tejidos,
y se derrama por canales solos,
por calles húmedas, por ríos sin nombre,
el vino amargamente sumergido,
el vino ciego y subterráneo y solo.

Yo estoy de pie en su espuma y sus raíces,
yo lloro en su follaje y en sus muertos,
acompañado de sastres caídos
en medio del invierno deshonrado,
yo subo escalas de humedad y sangre
tanteando las paredes,
y en la congoja del tiempo que llega
sobre una piedra me arrodillo y lloro.

Y hacia túneles acres me encamino
vestido de metales transitorios,
hacia bodegas solas, hacia sueños,
hacia betunes verdes que palpitan,
hacia herrerías desinteresadas,
hacia sabores de lodo y garganta,
hacia imperecederas mariposas.

Entonces surgen los hombres del vino
vestidos de morados cinturones
y sombreros de abejas derrotadas,
y traen copas llenas de ojos muertos,
y terribles espadas de salmuera,
y con roncas bocinas se saludan
cantando cantos de intención nupcial.

Me gusta el canto ronco de los hombres del vino,
y el ruido de mojadas monedas en la mesa,
y el olor de zapatos y de uvas
y de vómitos verdes:
me gusta el canto ciego de los hombres,
y ese sonido de sal que golpea
las paredes del alba moribunda.

Hablo de cosas que existen, Dios me libre
de inventar cosas cuando estoy cantando!
Hablo de la saliva derramada en los muros,
hablo de lentas medias de ramera,
hablo del coro de los hombres del vino
golpeando el ataúd con un hueso de pájaro.

Estoy en medio de ese canto, en medio
del invierno que rueda por las calles,
estoy en medio de los bebedores,
con los ojos abiertos hacia olvidados sitios,
o recordando en delirante luto,
o durmiendo en cenizas derribado.

Recordando noches, navíos, sementeras,
amigos fallecidos, circunstancias,
amargos hospitales y niñas entreabiertas:
recordando un golpe de ola en cierta roca,
con un adorno de harina y espuma,
y la vida que hace uno en ciertos países,
en ciertas costas solas,
un sonido de estrellas en las palmeras,
un golpe del corazón en los vidrios,
un tren que cruza oscuro de ruedas malditas
y muchas cosas tristes de esta especie.

A la humedad del vino, en las mañanas,
en las paredes a menudo mordidas por los días de invierno
que caen en bodegas sin duda solitarias,
a esa virtud del vino llegan luchas,
y cansados metales y sordas dentaduras,
y hay un tumulto de objeciones rotas,
hay un furioso llanto de botellas,
y un crimen, como un látigo caído.

El vino clava sus espinas negras,
y sus erizos lúgubres pasea,
entre puñales, entre mediasnoches,
entre roncas gargantas arrastradas,
entre cigarros y torcidos pelos,
y como ola de mar su voz aumenta
aullando llanto y manos de cadáver.

Y entonces corre el vino perseguido
y sus tenaces odres se destrozan
contra las herraduras, y va el vino en silencio,
y sus toneles, en heridos buques en donde el aire muerde
rostros, tripulaciones de silencio,
y el vino huye por las carreteras,
por las iglesias, entre los carbones,
y se caen sus plumas de amaranto,
y se disfraza de azufre su boca,
y el vino ardiendo entre calles usadas,
buscando pozos, túneles, hormigas,
bocas de tristes muertos,
por donde ir al azul de la tierra
en donde se confunden la lluvia y los ausentes.

IMAGEN: Looking Seaward, Whisky Bay Wilsons Promontory National Park by Blue Sky Photography

CONTACT US

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Enviando

©2018 KLEO Template a premium and multipurpose theme from Seventh Queen

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?