Cuando la madre del poeta se preguntaba en qué lugar había sido concebido el poeta, sólo cabían tres posibilidades: un banco de un parque nocturno, una tarde en casa de un amigo del padre del poeta, o una mañana en un romántico paraje junto a Praga.

Cuando se formulaba la misma pregunta, el padre del poeta llegaba a la conclusión de que el poeta había sido concebido en casa de su amigo, porque aquel día había tenido muy mala suerte. La madre del poeta no quería ir a casa de su amigo, se enfadaron dos veces, se reconciliaron dos veces. Cuando estaban haciendo el amor alguien abrió la puerta en la casa de al lado, la madre se asustó, dejaron de hacer el amor y terminaron de hacerlo más tarde con un nerviosismo compartido al que el padre echaba la culpa de la concepción del poeta.

Pero la madre del poeta no admitía en absoluto la
posibilidad de que el poeta hubiera sido concebido en una casa ajena (estaba desordenada, con el
desorden típico de los solterones, y a la madre le daba vergüenza aquella cama a medio hacer, sobre
cuya sábana yacía un pijama ajeno arrugado) y rechazaba también la posibilidad de que hubiese sido
concebido en el banco del parque, donde había aceptado hacer el amor de mala gana y a
disgusto, porque le asqueaba que precisamente en esos bancos hicieran el amor en el parque las putas. Por eso sabía perfectamente que el poeta sólo podía haber sido concebido aquella soleada mañana de verano tras la gran roca que, al lado de otras, sobresale patéticamente en el valle al que suelen ir a pasear el domingo los praguenses.

Este escenario es el adecuado para la concepción
del poeta por muchas razones: bañado por el sol del mediodía es escenario de luz, no de sombras;
de día y no de noche; es un sitio en medio de un ambiente natural abierto, sitio por tanto de
vuelo y alas; además, aunque está un tanto cerca de los últimos edificios de la ciudad, es un
paisaje romántico, lleno de pedruscos que emergen de un terreno salvajemente modelado. Todo esto le parecía una imagen elocuente de sus anteriores vivencias. […]

Milan Kundera


(Imagen: Puente de Carlos sobre el río Moldava. Praga)

CONTACT US

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Enviando

©2018 KLEO Template a premium and multipurpose theme from Seventh Queen

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?