Existe una persona, a quien admiro en silencio de forma intermitente, que siempre que me saluda y se despide, me suelta un piropo. Yo entiendo que va intrínsecamente unido a cada salutación y a cada adiós de forma adyacente, pues no me conoce lo suficiente, ni por dentro ni por fuera, como para afirmar tal certeza… y menos en los medios en que estamos, nos encontramos y desarrollamos.

Hoy me dijo algo sobre la amistad que me dejó pensativa. Como hasta ahora, todo lo que dice, para mí, es un enigma. He tratado de descifrar su mensaje, y no he llegado a ninguna conclusión porque últimamente tengo como premisa seguir mi trayectoria de forma fluida y resilente, observando, absorbiendo, metabolizando, y difundiendo, pero siempre pensando y actuando de la forma más desinhibida posible, sin que ello pueda suponer causa de alteraciones ajenas a mi condición y estado de felicidad, ni de la de los que caminan conmigo.


Y así, dijo…

“Para mí todos los amigos son perdibles por distintas razones. Unas más cercanas, otras más lejanas. Unas posibles, otras imposibles. Y algunas positivas, y otras negativas. Lo importante es disfrutar el instante. Si perdura, genial. Si no, no importa, será la decisión de la vida o del destino artificiado por nuestras acciones. En la vida estamos solos y esa forma es la esencial, lo demás es un regalo pero con su precio en vida y sentimientos. Saberlo diferenciar, llevar y entender, es el desafio de la posibilidad de amistad en la vida”.

Todavía no llegué a ninguna conclusión, pues sigo reflexionando, de la forma más humana posible, acerca de la medida en que nuestras mutuas acciones y encuentros hacen de ello algo más próximo a nuestra memoria (pasado), o a nuestro instante (presente), o a nuestro deseo (futuro).
Pero sobre todo, agradecida estoy por ese momento de verdad que tanto he disfrutado, hasta el próximo que nos regalemos.

– Mar DelaRisa –

1 Comentario

Los comentarios están cerrados.

  1. Autor
    Anonymous 7 años

    En una polémica entre Atahualpa Yupanqui y Jorge Luis Borges, éste dio una larga explicación sobre la definición de un “amigo”. Cuando le tocó el turno a don Atahualpa Yupanqui, éste dio una profunda definición, corta y sencilla:

    – La mejor definición de “amigo” que escuché, me la dio un tío mío mientras me alcanzaba un mate:
    "el amigo es uno mismo en el cuero ajeno".

    – Eso se me tentría que haber ocurrido a mí. – dijo Borges.

    – Para que se le ocurra – retrucó Atahualpa – debe ser un paisano, que lleva el país adentro.

    Y de eso se trata de reunirnos con quiénes nos pueden vivir, disfrutar, leer, abrigar de generosidad, de bondad, de enseñanza, de respeto. Y no importa el reloj que marca un tiempo….porque es relativo….lo que importa es la intensidad con que se vive la complicidad y el transcurrir de aquellos que nos habitan, que elegimos y nos eligieron.

    Los amigos son una especie de Espejo que cuando los miramos nos miramos a nosotros mismos. No es una cuestión de vanidad….o a lo sumo será compartida …de eso se trata la amistad…..

    Qué grato compartir con los amigos una visión de mundo y de la vida…porque es ella quien nos reúne, nos encuentra, desencuentra o nos vuelve a encontrar…..

    Abrazo Amistoso Mar DelaRisa.

CONTACT US

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Enviando

©2018 KLEO Template a premium and multipurpose theme from Seventh Queen

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?